“Quiero luchar por ser el debutante del año y por conseguir mi primer podio”

Aron Canet afronta a partir de mañana el último test de pretemporada antes de iniciar un nuevo reto: equipo nuevo, moto nueva, categoría nueva y veinte carreras por delante para seguir creciendo y, quién sabe, luchar por el podio en su temporada de debut.

 

Hace poco te subiste por primera vez en la moto y ya estamos frente al último test de pretemporada. ¿Qué balance haces del camino recorrido hasta ahora?

Empezamos en el Circuit Ricardo Tormo en Valencia, en noviembre de 2019, como un gato en el agua. Para mí era todo nuevo, y recuerdo que me adelantaban las Moto3 en las primeras vueltas. “Madre mía, dónde nos hemos metido”, pensaba. Pero empecé a mejorar y ya al final del día llegamos a un buen tiempo y dimos un gran paso en cuanto a la puesta a punto de la moto. Estoy desarrollando un nuevo estilo de pilotaje que intentaba mejorar desde hace tiempo, cuando entrenaba con la 600: con la Speed Up se trata de girar la moto con el cuerpo, derrapar, divertirse. Tienes que pensar en muchas cosas a la vez.

Ya en febrero, llegamos a Jerez y conseguimos unos tiempos increíbles. Fue una grata sorpresa llegar a rodar en 1:40.7, pero tenemos que mantener los pies en el suelo y seguir trabajando en este mismo ritmo. Esperamos seguir disfrutando carrera a carrera.

 

¿Cómo está siendo el aterrizaje en un nuevo equipo y la adaptación?

Tengo que decir que para mí no ha sido un aterrizaje, es como si llevara años trabajando con mi grupo de mecánicos. Nos llevamos muy bien, y eso es lo más importante para mí en un equipo, el tener esa afinidad y buen rollo que nos permita sacar el máximo en la pista. A casi todos los conocía previamente, somos muchos valencianos, y formamos una gran familia. Tengo claro que disfrutaremos mucho este año.

 

¿Moto2 es como te lo esperabas?

Sí, me la esperaba así. Ya trabajaba en solitario cuando estaba en Moto3 en las últimas carreras para prepararme. Es más fácil trabajar en solitario en Moto2, porque en Moto3 dependes más de los rebufos. Aquí dependes de tu estilo.

 

Lo que está claro es que Moto2 ya no es Moto3.

Mentalmente, me dañaba más una Moto3 que una Moto2. Dar diez vueltas con la Moto3 te irrita mentalmente porque tienes que intentar ir toda la vuelta al máximo, al cien por cien. Ahora, con esta moto tienes que marcar bien los ángulos, jugar con el cuerpo, hacerla derrapar, calentar la goma, frenas y ya tienes que pensar en el balance de pesos… es un mundo diferente. Para mí todo lo nuevo es bueno, es bonito llegar a un sitio nuevo, con una moto nueva y que las cosas salgan como en Jerez, donde fuimos rápidos y constantes todos los días.

 

Estrenas categoría y, obviamente, estrenas moto. ¿Cómo describirías la Speed Up?

Siento que la Speed Up es una moto relativamente fácil, que se adapta muy bien a mi estilo de pilotaje, y es muy divertida. Se trata de una moto muy rígida, muy fácil de llevar en ciertos puntos, pero crítica en la frenada quizá. Tengo que seguir adaptándome a ella, empezando por los tests de Qatar.

 

Ya te has subido a la nueva moto en durante un par de tests en el Circuito de Jerez – Ángel Nieto y a partir de mañana la probarás en otro trazado, en Qatar. Ahora que cuentas con más referencias, ¿cuál es tu objetivo en este nuevo reto?

Mi objetivo será intentar luchar por ser el debutante del año y por conseguir mi primer podio, sería un sueño hecho realidad. Quiero disfrutar y aprender, está claro que me gustaría hacerlo bien, pero para mí eso sería luchar con el grupo delantero de forma constante, que es donde se aprende.