FRENCH GP

Francia espera al Inde Aspar Team

Aron Canet llega todavía convaleciente de su operación de síndrome compartimental a la décima prueba de la temporada, una carrera en la que Hafizh Syahrin buscará volver a la zona de puntos

 

El Mundial de Moto2 tiene ante sí las seis últimas carreras de la temporada, las que marcarán quién se llevará el título de entre los varios candidatos que se postulan a él. Luca Marini llega con ventaja a esta recta final, con veinte puntos que le permiten afrontar de una forma más tranquila el gran premio de Francia. Son sus rivales, como Enea Bastianini o Marco Bezzecchi, quienes tienen que aprovechar estas seis últimas oportunidades para acercarse a él antes del gran final de Portimao del próximo mes de noviembre. Todos ellos se enfrentan este fin de semana a treinta rivales, los otros veintinueve pilotos de la categoría y el mal tiempo que se espera en el circuito de Le Mans, con temperaturas mínimas que rondarán los ocho grados en unos días de competición pasados por agua seguramente.  

El Inde Aspar Team viaja a Francia con Aron Canet todavía convaleciente de su reciente operación de síndrome compartimental y con Hafizh Syahrin que buscará volver a las posiciones delanteras tras varias carreras fuera de la zona de los puntos. El valenciano llega a Francia después de haber sido octavo en la última carrera, donde sufrió problemas en el antebrazo que espera haber solucionado tras ser intervenido la semana pasada. Pese a ello, la carrera en Francia será complicada para Canet, que espera estar al 70 u 80 por cien de sus capacidades. Su compañero de equipo Hafizh Syahrin también llega a Francia dolorido debido a la lesión que sufrió en el gran premio de Austria. El malasio, sin embargo, aspira a volver a la zona de puntos trabajando junto con su equipo técnico para conseguir la mejor puesta a punto de la Speed Up.  

 

Aron Canet: “Estoy contento por poder volverme a subir a la moto después de la operación de síndrome compartimental de la semana pasada. Ha sido una operación dura, con una rehabilitación que me ha costado, y espero poder estar al 70-80% sobre la moto durante el gran premio de Francia. Le Mans es un circuito que siempre me ha gustado, donde he conseguido buenos resultados, aunque como hemos visto en otras carreras este año, eso no es garantía de nada ni nos sirve de referencia en Moto2 porque es una categoría totalmente distinta. Tenemos que ir de menos a más, intentaré adaptarme a la moto lo mejor posible teniendo en cuenta la situación del brazo y dar el máximo”.

Hafizh Syahrin: “Tengo ganas de competir en Le Mans y de seguir mejorando después de las dos últimas carreras, que no nos fueron muy bien. Me siento bien, aunque a veces me molesta la pierna al moverla y todavía me duele. Tenemos que seguir mejorando yo y la moto y trabajar duro con el equipo para encontrar la dirección correcta de trabajo”.